Nuestro Blog

Conoce muchos lugares, contados y descritos por quienes estuvieron presentes

El Arte, está en todos lados

José Luis Muñoz Belón se formó como artista plástico, conociendo la técnica del vitral y mosaico gracias a una congregación extranjera, la cuál lo instruyó en el arte de crear diseños sacros y arte religioso, esta técnica le dio una idea ¿Por qué no implementar esta técnica en algo más local? implementando así el tema costumbrista en algunos trabajos y exposiciones.

José Luis lleva más de 15 años dedicándose al arte del vitral y mosaico, iniciando en el colegio con el interés en el dibujo y la pintura, desde niño despertó ese bichito artístico que todo niño experimenta, él lo potenció, gracias al apoyo de sus padres y familia, quiénes siempre lo han incentivado, llevándolo a museos de arte, clases de dibujo, lo adentraron en el mundo del cine y la música, para él este último es un complemento básico para su proceso creativo, su abuelo materno era tallador y carpintero, a su abuelo paterno le gustaba dibujar y su abuela materna, era creadora de hermosos tejidos, fusionando y heredando ese lado artístico que se ve reflejado hoy en su día a día.

De niño, su abuelo le hacía ver sus libros y siempre le enseñaba el arte del vitral, ahí viene la frase “Cuando algo te gusta, regresas”, desde pequeño le llamo la atención y por azares de la vida se encuentra esta técnica como parte de su formación y a eso se ha dedicado a lo largo de su vida, hace poco ha vuelto a pintar en óleo, afición que había dejado de lado por un buen tiempo.

Su referente artístico nacional es Adolfo Winternitz, el fundador de la facultad de arte de La Católica (PUCP), él ha hecho bastante trabajo en el vitral, tiene varias obras en Lima y Chile, con una técnica del vitral que es  grueso, que  no se arma con plomo ni con cinta de cobre, si no con una estructura de fierro y lleva cemento, pues es un vidrio con espesor.

El vitral es un arte que refleja el nivel de dificultad de acuerdo al tamaño se puede realizar un trabajo grande, pero con acabados más simples o viceversa, una pieza pequeña con acabados más elaborados, ambos son complejos, todo depende de la idea y el modelo. Esta labor y cariño por el arte se ve reflejado en la creación del vitral para la Iglesia de San Agustín en Lima, una propuesta de renovación del diseño, que después de varios filtros quedó el vitral que está ahora, usando el vitral original se demoró alrededor de 4 a 5 meses finalizar, fue un trabajo amplio, tanto así que optó por contratar a uno de sus antiguos compañeros en el arte para que pueda ayudarlo en la elaboración.

Para potenciar su arte, se requirió de mucha  práctica, incluso los pinceles para esta técnica son especiales, pues, se trata de hacer un efecto que vaya con la luminosidad que te da el vidrio al momento que le pones contra luz o le pones una luz artificial,  si no queda bien es necesario darle otra tocada, todo tiene técnica, si no queda bien es necesario darle otra tocada, es un proceso más largo. 

Actualmente sigue capacitándose, hace poco fue a Lima, aprendió y se dio cuenta que se puede hacer mucho más en el mundo del vitral, sigue diseñando y elaborando piezas únicas con acabados añejados, lo pueden encontrar en Facebook como José Luis Muñoz.

0 Comentarios