Nuestro Blog

Conoce muchos lugares, contados y descritos por quienes estuvieron presentes

"El Arte de Crear"

Desde La Victoria, en un barrio llamado Balconcillo, de una familia netamente criolla, amante de la cocina y el buen gusto, creció y se educó el Señor Luis Enrique Rodriguez, cocinero mayor y dueño de la empresa 10 lucas.
Recuerda con orgullo su pasado y no olvida aquellos tiempos de adolescencia donde por las calles de La Victoria en cada festividad o feria, la comida variada como un rico cau cau o unos deliciosos anticuchos jamás faltaban; al día siguiente los sobrevivientes de la fiesta previa se reunían y en mancha iban a por el plato infaltable, su buen ceviche norteño.
Don Luis creció con el amor y el gusto por la buena sazón, tanto así que aprendió a cocinar desde muy temprana edad, ejerciendo formalmente a los 30 años este arte que lo llevó a trabajar en diversos sitios del país, pero al final optó por quedarse en la tierra que robo su corazón, la ciudad de Cajamarca.
Con la misma pasión y enseñanza, el señor Luis dirige el local 10 LUCAS, el particular nombre nació, debido a que, el costo de los platos y bebidas que ofrecía no costaban más de diez soles.
El restaurante llegó a ser muy conocido, vendiendo los platos marinos de una manera diferente, por la tarde o por la noche podías deleitarte con el gusto de un buen ceviche, un arroz con mariscos, los choritos a la chalaca o un potente leche de tigre con chicharrón.
Lamentablemente la pandemia que azotó nuestro país, no ha dejado el camino fácil para aquellos que se dedicaban al arte de crear, es así que la empresa cambió de rubro y empezaron a vender menús a domicilio para poder solventar los gastos del hogar, a pesar de los riesgos Don Luis salía a comprar insumos o repartir pedidos, por suerte el arte jamás cambio, tuvo buena acogida y con su familia lograron salir adelante. 
Al restablecerse un poco la seguridad del país, abrieron sus puertas nuevamente hacia los fieles comensales, ahora encontrándose en la Plazuela Belén; trabajando de la mano de colaboradores que brindan un servicio óptimo, basándose en la dedicación, el respeto y el buen trato a los clientes.
Don Luis es un alma llena de sueños y esperanzas, que ve su futuro de una manera prometedora, esperando llegar al extranjero y enamorando a más de uno con el arte de crear.

0 Comentarios